“100% Afriques” hace latir el corazón de París (I): “Kinshasa, Mon Amour”

París, Parque de La Villette – 30 y 31 de marzo, 1 de abril 2017

El año pasado, el centro artístico parisino de La Villette lanzó “100%”, un festival multidisciplinar al que asistieron 30.000 espectadores. La segunda edición está dedicada por completo a la creación contemporánea africana en múltiples ámbitos artísticos. A lo largo de dos meses, “100% Afriques” propone un viaje a través de las metrópolis africanas, verdaderos viveros artísticos. La gran exposición “Afriques capitales” muestra el trabajo de una cuarentena de artistas africanos contemporáneos, conciertos únicos con las grandes voces del continente y exploradores musicales, espectáculos de creadores reconocidos y revelaciones que combinan teatro, danza y performance, eventos en torno al estilo de vida urbano africano (moda, diseño, mercado, cocina, etc.).

Un festival para partir, en un ambiente festivo, hacia el descubrimiento de la diversidad y la riqueza de la creatividad africana que se desarrollará en la capital francesa hasta el próximo 28 mayo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La Grande Halle de La Villette. Fotografía: Eva Feito Casado

La programación musical del festival se inició el 24 de marzo con una serie de veladas dedicadas al afropunk. Organizadas como aperitivo del festival que tendrá lugar en julio, han contado con la participación del icono de la escena sudafricana, el polifacético Spoek Mathambo, que presentó en París su último trabajo.

El fin de semana de finales de marzo y principios de abril giró en torno a tres veladas temáticas, las dos primeras dedicadas a las ciudades de Kinshasa y Bamako y la tercera al afrobeat, además de otros espectáculos de teatro, danza, performance, fotografía y documentales. Iremos desgranando cada una de ellas a lo largo de las próximas entradas. Empezamos con la jornada del jueves 30 de marzo, con epicentro en la capital de la República Democrática de Congo.

Papa Wemba presente a un año de su desaparición 

Un austero escenario en cuyo primer plano una joven entona una canción a capella. Al fondo, un payaso dj está a los mandos de su ordenador. En un momento dado, un tercer personaje irrumpe por la espalda del público. Su aspecto no es menos amenazante que su profunda voz. Así se abre el espectáculo teatral “Papa Wemba, le Singe avait raison”, un montaje de Dieudonné Niangouna representado la tarde del jueves 30 de marzo en la sala Boris Vian. El particular homenaje al rey de la S.A.P.E. congoleña del director teatral, dramaturgo y actor originario de República de Congo, que viene desarrollando su carrera entre su país natal y Francia.

diedonne niangouna

Momento de la representación de “Papa Wemba, le Singe avait raison” de Dieudonné Niangouna. Fotografía:  Romain Etienne vía dossier prensa 100% Afriques.

El argumento de la obra es una reflexión en torno a la cuestión del héroe a través de una serie de preguntas que el narrador se plantea de manera incisiva- sobre estrellas y hombres políticos que se pierden en el olvido. Cuatro personajes -el súper héroe, la diva, el payaso y el sapeur-dandy– toman la palabra de manera separada para darle la vuelta al cliché sobre cuestiones entre un presente muerto y un futuro mal negociado, entre la gran historia, con su afable pretensión de saberlo todo y de haber triunfado, y la pequeña historia llevada por gente ordinaria. Todo ello con la figura de Papa Wemba como trasfondo: “Quiero (…) dar testimonio de una persona que marcó esta separación haciendo de su obra y de su vida el marco de nuestras interrogaciones”, en palabras de Niangouna. El “rey de la rumba congoleña” fallecía hace hoy justamente un año durante su actuación en el Festival des Musiques Urbaines d’Anouambo (FEMUA) de Abiyán.

Un viaje sonoro a Kinshasa y su diáspora con toques afrofuturistas

Con el recuerdo de Papa Wemba nos dirigimos a la siguiente parada de nuestro viaje sonoro, destino a… “Kinshasa, Mon Amour”. Un recorrido sonoro y visual a través de las calles de la capital de la República Democrática de Congo, apodada familiarmente “Kin la belle”. Un paseo por su particular universo artístico del “hazlo tú mismo” en el que todo se recicla, inventa y reinventa, en compañía de músicos, bailarines y artistas influenciados por esta filosofía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Afiches en los pasillos del metro de Porte de Pantin. Fotografía: Eva Feito Casado.

La soirée se abrió con la actuación de Young Paris, rapero nacido en la ciudad del Sena de padres congoleños e instalado en Nueva York. Su universo sonoro se engloba en la moderna etiqueta de “afrobeats” (que no afrobeat, la “s” marca la diferencia), título homónimo de su más reciente trabajo, recién salido del horno del sello Melanin. Una denominación que se refiere a esos sonidos resultantes de la fusión entre hip-hop, electro, dance y ritmos africanos. El concierto se inició con el poderoso manifiesto sonoro “New Black”, tema que abre su primer disco “African vogue” (Melanin, 2016) -del que también interpretó “Destined”-; prosiguió con otros de “Afrobeats” (“Been Here Before”) y el aún no producido “Coupé Decalé”, caldeando el ambiente hasta culminar con el hipnótico en lo formal y político en el contenido “Kake”: “They call us the Third World but the media are lying / How are we the Third World we sit on gold and diamonds”: “Nos llaman Tercer Mundo pero los media mienten / ¿Cómo siendo el Tercer Mundo nos sentamos en oro y diamantes?”.

En pleno descanso entre grupos, un sonido metálico anunciaba la irrupción en escena de dos curiosos personajes ataviados con trajes fabricados con latas de bebidas que hacían sonar a cada paso. Se trataba de la perfomance “L’homme cannettes” (“El hombre latas”), una creación de Eddy Ekete y Diwele Molale que pudo verse en varios momentos y lugares del recinto festivalero a lo largo del fin de semana. La estética de esta creación remite al imaginario mítico africano de personajes disfrazados con un traje y su correspondiente máscara que protagonizan algunos ritos de iniciación en ciertas culturas del África occidental, durante los que interactúan con los participantes por medio de sus danzas. Esta interacción con el público a través del movimiento es fundamental en el trabajo del congoleño Eddy Ekete, a la que añade la sensibilización sobre el reciclaje mediante el uso de materiales de desecho: concretamente su tratamiento en las metrópolis africanas, el tema que aborda en este espectáculo artístico.

  Perfomance “L’homme cannettes” en el atrio del Grande Halle de La Villette. Vídeo: Eva Feito Casado.

La sorpresa también acompañó la llegada al escenario del siguiente invitado de la noche. Haciendo gala de la estética afrofuturista que le caracteriza, ataviado con un traje blanco a juego con un casco-tocado, saltó al escenario AfrotroniX. Nombre artístico de Caleb Rimtobaye, el productor chadiano instalado en Montreal y creador de beats electrónicos y cósmicos que invitan al baile, interpretó algunos temas de su álbum “Saotronix” (Productions Sia, 2015). Mientras que “Soudanie” y “Sinon le pays va tomber” integran las bases electrónicas y efectos de sintetizadores propios de la cultura de club con grabaciones de ritmos y cánticos tradicionales africanos, “Deek d’ngam” añade toques de “soukous”, remitiendo a la banda sonora de las periferias de ciudades cosmopolitas como París, con esa mezcla contemporánea de mensaje hip-hop y pegadizos ritmos africanos.

El plato fuerte de la velada llegaba con Mbongwana Star, “los apóstoles de grandes misas hipnóticas de rumba-rock”, según el propio festival. Entre los cuatro miembros fundadores del grupo encontramos a Coco Ngambali y a Theo Nzonza, dos de los principales cantantes y compositores de Staff Benda Bilili, el emblemático grupo de músicos callejeros -algunos de ellos discapacitados- de los alrededores del circo de Kinshasa, todo un fenómeno de la pasada década. Inspirados por su amor al funk, al rock y al soukous, la nueva formación va un paso más allá mezclando estos ritmos con la electrónica, demostrando el “cambio” (“mbongwana” en lingala) de ruta que deseaban experimentar. El grupo no interpretó -como era de esperar- los temas de su exitoso álbum de debut “From Kinshasa” (World Circuit Records, 2015), sino otros no grabados como “Zonga”, “Wenba” o “Bitumba”, la hipnótica rumba “C’est bon” en compañía de AfrotroniX y un broche final al que se juntó Young Paris: el pegadizo “Petit pays” del artista chadiano instalado en Canadá.

Ante la imposibilidad de reproducir material visual ni sonoro del espectáculo, compartimos el vídeo oficial cedido por la productora 3dFamily con algunos de los momentos más destacados de la noche:

CONTINUARÁ…

Anuncios

Acerca de Eva Feito Casado

Historiadora del arte especializada en culturas africanas y Máster euro-africano en “Cultura y Desarrollo en África”. Entiendo las manifestaciones culturales como productos híbridos y vivos. Me interesan la literatura, la música y la danza contemporáneas, el cine, y cómo estos reflejan las migraciones, la diáspora y la mirada femenina del mundo. Intento contribuir a la visibilización de África reflejando la creatividad del continente desde una óptica positiva.
Esta entrada fue publicada en agenda cultural, Conciertos, Diáspora, Festivales, Músicas africanas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s