“Cuando das, estás recibiendo”, el mejor regalo para Seydu

“Les voy a contar historias de todo un pueblo que me vio nacer, que es Sierra Leona. En estas historias siempre voy a ir caminando por esas mismas sendas que no quieren decir mucho más que cuando das, estás recibiendo”. Con estas palabras de agradecimiento tras su enorme sonrisa se presentaba Seydu al público del espacio fórum de una conocida tienda madrileña. Era el Día de los Todos los Santos y Anthony Zakaria Seydu Jalloh venía a ofrecernos “Sadaka” (“el regalo” en lengua krío): un canto a la vida y a la esperanza a través de su palabra y su arte de contador y cantador de historias en la estela de la tradición oral propia del África occidental.

“Desert Rose”, último corte de “Sadaka” (Fol Music, 2016), fue el elegido homenaje a la memoria de Mariem Hassan con que el artista abrió el acto. Tema dedicado a la República Árabe Saharaui Democrática, es también la “historia sobre los niños huérfanos del mundo, tal como decía Mariem Hassan, del pueblo saharaui”, en palabras de Seydu: “Ella hizo todo cuanto pudo para dar a conocer la historia verdadera de un pueblo que ha intentado por todas echar raíces en un lugar que podría ser su tierra, pero donde en realidad viven cientos de familias en medio de ningún lugar”.

La cantante y activista saharaui Mariem Hassan falleció en agosto de 2015 en su jaima familiar de los campamentos de Tinduf (Argelia), en compañía de su centenaria madre y de sus seres queridos. “Fue el último canto que ella hizo en recuerdo del pueblo saharaui antes de dejarnos, es una pena que no esté aquí para haber echado un cantecito con todos nosotros. La recuerdo con esa voz muy viva; esa mujer que siempre ha sido madre y seguirá siendo madre incluso sin estar aquí: ese vientre de madre”, continuaba Seydu visiblemente emocionado antes de comenzar a tañer el “dusunguny” o arpa del cazador con el que acostumbra a acompañar su canto: “There’s so many sorrows, so many childs (…) Saharaui, last colony in the desert. POLISARIO. Sahara. Desert rose. The children, so many orphans of the world” (“Hay muchas penas, muchos niños (…) Saharaui, la última colonia en el desierto. POLISARIO. Sáhara. Rosa del desierto. Los niños, tantos huérfanos del mundo”).

Esta sensibilidad especial hacia los niños más desfavorecidos es uno de los motivos que le llevó a Seydu a crear hace una década “Diamond Child. School of arts & cultures” en Freetown, la capital de Sierra Leona y su ciudad natal, para dar una oportunidad a los cientos de menores víctimas de los conflictos armados ofreciéndoles educación y la posibilidad de formarse en un oficio.

sadaka-single

El sentimiento de agradecimiento por la experiencia vivida a través de su trabajo en el seno de esta organización queda recogido en “Sadaka”, single y título del tercer trabajo de estudio del músico sierraleonés. Como él mismo relató, es la “verdadera historia de tantas personas que muchas veces dejan su casa, dejan todo cuanto tienen para dar lugar al sentimiento de ayuda y echar una mano a todas esas personas que necesitan de la atención de otras. Muchas veces la gente no suele acudir a prestar esa ayuda, pero solamente por pensar en los demás y ser parte de esta realidad, ya lo están haciendo. Yo conozco a tantas personas que han dado tanto, han dado más que la vida a muchos otros, perdidos, desamparados, sin rumbo, sin ver la luz… Gracias al esfuerzo de esa gente que acude y ayuda a enseñar el camino, o la luz, o al menos darle conversación: ‘No te preocupes, mañana existe’; con un poco de esfuerzo puedes aprender y conseguir hacer un lugar digno en tu propia comunidad. Sadaka”.

En medio de este clima de reflexión llegaba “Mamiwata”, la madre agua, la diosa que representa el mar en la mitología de algunos pueblos del occidente africano. “A ella no le gusta que sus hijos se vayan por ahí, ver desaparecer esas personas a las que le ha dado vida. Además, sabe que muchas veces desaparecen, pasa un tiempo muy largo, no se sabe por dónde van, por qué caminos andan. De repente puede que -después de unos años- aparezca una luz, un poco de voz que diga: ‘¡eh, estoy aquí!, tras el camino me encontré, encontré un lugar, personas que me acogieron’. Y -otras veces- simplemente desaparece esa voz y nunca más se sabe, como muchos esos compañeros míos que yo recuerdo, compañeros del camino, que han ido desapareciendo y dios sabe dónde están”, reconocía Seydu, concluyendo: “Ese es nuestro esfuerzo: que la gente no venga de África a Europa pensando que aquí se regala todo, que aquí todo es muy fácil de conseguir. Nosotros hacemos un esfuerzo muy grande en dar a conocer allá en África a los nuestros que aquí no se debe venir excepto que sea algo realmente necesario. Y, si es así, es bueno que sea para aprender, para conseguir aprender herramientas que puedas devolver a tu tierra natal para que aquellos allí y tú mismo puedas ser útil en tu lugar”.

Con “River Sewa” llegaba el momento de ir a África, si es que no estábamos ya allí. Sobre la base percusiva a cargo de los senegaleses Mor y Ass, Seydu acompañó su canto con la kalimba y toques de tambor parlante.  

 

El punto final lo ponía “Good Sababu”, que el multinstrumentista interpretó con otra kalimba, esta redonda al ser su caja de resonancia una calabaza.

Para terminar, Seydu anunció que -a principios de febrero- tendremos la ocasión de bailar todos estos temas y otros más en el concierto que dará con su grupo al completo. ¡Estaremos atentos!

¡Jarama, Seydu! 

Anuncios

Acerca de Eva Feito Casado

Historiadora del arte especializada en culturas africanas y Máster euro-africano en “Cultura y Desarrollo en África”. Entiendo las manifestaciones culturales como productos híbridos y vivos. Me interesan la literatura, la música y la danza contemporáneas, el cine, y cómo estos reflejan las migraciones, la diáspora y la mirada femenina del mundo. Intento contribuir a la visibilización de África reflejando la creatividad del continente desde una óptica positiva.
Esta entrada fue publicada en Músicas africanas, Músicas del mundo, Sierra Leona y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Cuando das, estás recibiendo”, el mejor regalo para Seydu

  1. Pingback: Un recorrido afromusical de 2016 | KULTURAFRICA

  2. Pingback: Las músicas de Seydu inundan la Galileo Galilei | KULTURAFRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s