Viajando con Aziza Brahim a través de la hamada: 40 años de poesía y sueños sin fronteras por un Sáhara Libre

Una larga cola serpenteante se formó en un abrir y cerrar de ojos desde las primeras horas de la tarde del pasado viernes 1 de abril en el vestíbulo de las reformadas instalaciones del antaño Cuartel del Conde Duque. Carteles con la consigna “Gdeim Izik”, alguna que otra bandera saharaui y la presencia de algunas mujeres ataviadas en sus elegantes melhfas (1), amenizaban la espera. Tanta expectación se debía a la visita de la poeta, cantante, actriz, activista y refugiada saharaui Aziza Brahim (región de Tinduf, 1976), tercera cita musical de la semana dentro del festival “Ellas Crean” que -en su decimosegunda edición- se ha convertido en un referente en la programación cultural de la primavera madrileña. A la popularidad de la cantante y a la buena acogida de la propuesta se sumaba la gratuidad del evento, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid con el apoyo del Instituto de la Mujer.

Brahim venía a presentar su quinto álbum de estudio (2), “Abbar el Hamada” (Glitterbeat Records), recién salido del horno a principios de marzo, acompañada de una formación compuesta por un conjunto hispano-africano de dos guitarras -eléctrica (Kalilou Sangaré) y eléctrica/española (Ignasi Cussó)-, bajo (Guillem Aguilar), batería (Aleix Tobias) y percusión (Sengane Ngom).

El acontecimiento cultural coincide con el 40 aniversario de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) (3). Una efeméride de “libertad, independencia y unidad nacional” cuya celebración queda empañada por la situación de injusticia, el cansancio, la rabia y demás sentimientos derivados de las circunstancias del nacimiento del estado saharaui y de su exilio, y que resulta tanto más amarga en medio de la reciente actualidad (4). La última víctima de esta situación ha sido el activista Shaika Brahim, detenido en el transcurso de una manifestación y encerrado en prisión por las autoridades marroquíes, en huelga de hambre desde el mismo día del concierto de Aziza (5).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Poesía y sueños más allá de muros y fronteras

“Siempre soñé con el sonido de los muros, oía el murmullo del agua, teniendo en cuenta que en el desierto los ríos están secos”. Emocionantes palabras de presentación que la cantante -portando melhfa y tacones de aguja, tradición y modernidad- pronunció recién bajada al escenario, tras una breve apertura instrumental, y que más que romper el hielo congelaron el corazón de los allí presentes. Brahim venía a reivindicar con su canto, pero no solo. Y es que cada vez que tomaba la palabra para presentar sus temas, uno sentía la fuerza y el sufrimiento contenido por el pueblo saharaui, envuelto en sus poéticas palabras de resistencia.

Aziza recoge y perpetúa la tradición oral heredada de su abuela, poeta revolucionaria saharaui. La poesía oral (luego musicalizada) constituye una disciplina fundamental dentro de la cultura saharaui y es una de las puntas de lanza en la creación de la identidad nacional de este pueblo beduino y de la RASD. Los poetas saharauis que escriben en español son una parte minúscula: la mayoría lo hacen en hassanía (hassaniya o hasanía) (6), el dialécto árabe y lengua materna de la artista en que asimismo compone y canta la mayoría de sus temas. Como podemos comprobar en sus creaciones, el valor de estos poemas trasciende la propia experiencia personal de quien los crea; la escritora Zahra El Hasnaoui Hamed reconoce “muchas veces escribimos desde notas autobiográficas pero todo el mundo puede reconocerse (…) Tenemos una gota de rabia que nos quema la garganta y es la que nos hace seguir luchando” (7), retomando las palabras de los versos titulados “Hay una gota” del poeta Liman Boisha (8).

Una poderosa gota inspiradora que da fuerza a la vez que mantiene vivos los sueños del pueblo saharaui, llegando incluso a lograr hacer sentir el agua donde no la hay, como pudimos apreciar en “El wad” (“El río”), al que siguió la cadenciosa “La cordillera negra”, bonita fusión entre el hipnótico sabar senegalés interpretado por Sengane Ngom -en genial diálogo durante toda la actuación con Aleix Tobias-, y el precioso dueto formado por la guitarra eléctrica del maliense Kalilou Sangaré y la suave voz de Aziza, cuyas melodías nos transportaron a algún lugar entre el flamenco y el llamado “blues del desierto”.

“De una manera inconmensurable y por todos los medios, vamos a seguir buscando la paz”, rotundas palabras de Aziza que llegan como una flecha al corazón al cumplirse 40 años de lucha saharaui, tiempo suficiente para que España hubiera asumido responsabilidades, ya que Marruecos invadió los terrirorios saharauis cuando aún eran provincia española (9). Llegaba el turno de “Abbar el Hamada” (“A través de la Hamada”) -tema central, fuerza y título de casi medio siglo sintetizado en los diez temas del álbum- que trata sobre esos muros que rompen la vida de tantas personas en este mundo. Hamada es la palabra usada por el pueblo saharaui para referirse a la tierra del exilio, ese rincón pedregoso e inhóspito de la frontera sur de Argelia adonde se vio recluido por la fuerza de Marruecos, la falta de responsabilidad y la connivencia de España y los bloqueos en el seno de la ONU.

Un exilio multicultural

La cantante saharahui-española (10) pertenece a esa generación de jóvenes nacida en el exilio, ella concretamente en los alrededores de Tinduf -ciudad militar fronteriza argelina-, donde se encuentra el mayor asentamiento de refugiados procedentes del Sáhara Occidental (11). Sentido homenaje a todos ellos, llegaba “Lagi”: “una canción que habla sobre la territorialidad del Sáhara Occidental” -un blues por los refugiados- “dedicada a todos los exiliados, inmigrantes y refugiados, en especial a mi gente, el pueblo saharaui”. Lamento por el refugio en el que la voz de Aziza se fusiona a la perfección con el punteo de la guitarra española elegantemente interpretada por Ignassi Cussó sobre el fondo de djembé. Este tema pertenece al álbum “Soutak” (2014), el tercer trabajo de estudio de Aziza -el primero publicado con su discográfica actual, celebrado número 1 del prestigioso premio World Chaters Card de aquel año (12).

La música de la denominada “nueva estrella del Sáhara” es un reflejo de su periplo vital: sus influencias musicales van desde el haul (13) -el asiento de la música saharaui- y la música bereber al mbalax senegalés, pasando por el flamenco, el blues o la música mandinga, sonoridades familiares para Brahim, tanto por cercanía geográfica y cultural como por influencia familiar. En su casa sonaban las casetes de Ali Farka Touré, Youssou N’Dour, Ismaël Lô, Salif Keïta o Baaba Maal, que su tío traía del otro lado del desierto (14). Los ritmos cubanos también ocupan un lugar destacado en sus melodías y en su corazón, y es que una joven Aziza fue becada para cursar la secundaria en Cuba -a la que considera su segunda patria- donde quiso comenzar a estudiar música pero la crisis de los 90 hizo que no pudiera ingresar en las universidades de la isla (15).

Al ritmo de sus más recientes composiciones, esta vez de la pegadiza “Baraka” (“dedicada a las mujeres, a la mujer saharaui en su lucha, por su lucha en la construcción del estado saharaui”), la natural discrección de Aziza no impidió que terminara por animarse y contagiarnos del todo con su luz al compás de su tabaltebal o tbal, el tambor reservado a las mujeres con el que acompañan sus bailes, cantos y poemas (16). Uno de los puntos álgidos de la noche en que el recuerdo de Mariem Hassan se hace inevitable: su fallecimiento el pasado verano fue una gran pérdida para la cultura haul de la que tan orgullosamente se sentía parte, desde el doble exilio de Barcelona. Y de una mujer poderosa a otra, llegaba el turno del homenaje a su madre con la cadenciosa “Julud”.

Cantando en hassanía por la libertad del pueblo saharaui

Algunas de las composiciones de Aziza Brahim están cantadas en español, como la preciosa rosa de los vientos de “El canto en la arena”, segundo corte de su nuevo trabajo que no interpretó en esta ocasión. No en vano el Sáhara Occidental fue colonia española y la lengua de Cervantes sigue viva hoy en día tanto en los “Territorios                       Ocupados” -así conocidos entre los afines a la causa- como en la diáspora, aunque la lengua autóctona y común de los saharauis o bidani (17) sea el hassanía (ver notas 6, 7 y 8, y los textos que les dan pie).

Palabras en hassanía que podrían llegar a sonarnos lejanas, pero el poder de la música es capaz de acercarnos a la emoción que transmiten. El optimista y lleno de esperanza mensaje de paz y libertad que el pueblo saharaui anhelada hecho canto por Aziza: “Habrá un día en el que el pueblo saharaui celebre su independencia en las calles de Dajla”. Llegaba el turno del alegre himno por la esperada celebración, imaginada por la poeta en una de las principales ciudades del Sáhara Occidental.

Sin perder la gracia ni la sonrisa ni cuando se coloca la melhfa, Aziza nos acompañaba a la parte final del bolo con algunos de los temas más abiertamente políticos de su carrera musical. Los tapeos sobre su tebal anunciaban los primeros compases de “Intifada”, canto de esperanza dirigido sobre todo a las jóvenes generaciones por su dura lucha contra el apartheid ejercido por Marruecos: “la juventud sigue guiando al pueblo hacia adelante (…) la nuestra en los territorios saharauis”. “Los muros” es otro alegato que, junto a aquel, cierra el más reciente álbum: “Nuestros sueños son más altos que los muros. Los muros son la forma (de apartheid) más flagrante del mundo, en particular el que divide al Sáhara Occidental”, en palabras de Aziza. Y es que el reino alauita lleva levantando desde 1975 sucesivos muros -en concreto 6 (!), el primero para contener a la guerrilla del POLISARIO- (18) en un intento más de apropiación ilegal de aquella zona occidental del desierto del Sáhara, entre el sur de Marruecos y el oeste de Argelia al noroeste, el norte de Mauritania al sur y el océano Atlántico al este (19).

“En apoyo a los presos políticos injustamente condenados a 20 ó 30 años en las cárceles marroquíes. A todos ellos ‘Gdeim Izik’ (20). Un apoyo para ellos en su huelga de hambre”. Con estas palabras de la saharaui llegaba el tema que abría su anterior trabajo y, con él, uno de los momentos más emocionantes de la tarde-noche. Los carteles que amenizaban la espera a la entrada del concierto cumplían ahora su función original, ondeando junto a las banderas saharauis al ritmo del djembé y acompañados de algún que otro espontáneo y efusivo sgarit o inzit, el característico sonido de júbilo emitido por las mujeres saharauis.

Era el turno del “Buscando la paz”, tema que abre el trabajo que el conjunto venía a presentar, un himno por la “libertad del pueblo saharaui” -en palabras de la cantante- donde la característica sonoridad de las haches aspiradas del hassanía se alterna con armonía con los bonitos punteos de las guitarras sobre el fondo de sabar marcado por el bajo de Guillem Aguilar .

La emoción estallaba con “Mani” (literalmente “no”), una balada blues donde las guitarras, el bajo y la percusión se alían en una suerte de evocación al balanceo de los camellos por entre las dunas, el mejor alegato de esa libertad inherente a los pueblos que habitan el inhóspito Azawad. Los rifs de la guitarra eléctrica del maliense -que aprovechó para regalarnos un solo “a la Hendrix”- son dignos herederos del savoir faire del gran Farka Touré y, junto al canto in crescendo de Aziza, nos condujeron a una suerte de nirvana musical. No a los abusos de poder, a las apropiaciones indebidas, al incumplimiento de la legalidad internacional, a la falta de asunción de responsabilidades, a la incapacidad motivada por causas ajenas de terminar el proceso de descolonización, al impedimento de volver a recuperar su historia. No al sufrimiento de un pueblo cuyo único pecado ha sido y continúa siendo la defensa de su libertad por encima de todo, de su pertenencia ancestral a un territorio -el desierto- que puede resultar hostil pero que, al fin y al cabo, es su tierra (21).

Las consignas revolucionarias de la poesía de Aziza Brahim no solo siguen conservando su sensibilidad, coraje y fuerza sino que han ganado en sonoridad en este “Abbar el Hamada”. El nuevo grupo que le acompaña en su camino musical ahonda en los aires mediterráneos y africanos que ya se vislumbraban en los anteriores trabajos de la saharaui y que -gracias a la colaboraciones de los fantásticos músicos- lanzan flechas musicales entre la Cataluña más contemporánea, la música bereber, el blues del Sahel, la tradición oral saharaui, el sabar senegalés y ciertos aires caribeños. El hecho de no lograr seguir una formación musical en la isla bonita no ha impedido que el talento y el empeño de Aziza le hayan conducido hasta aquí.

En palabras del antropólogo Juan Ignacio Robles, “el pueblo saharaui va a ganar esta batalla porque está unido (…), porque tiene la dignidad y el orgullo de una identidad propia sustentada en su cultura” (22).

Shukran, Aziza.

Esperemos –Inshallah– llegue pronto el día en que bailemos todos en las calles de Dajla.

(1) La característica túnica, lisa o estampada en vivos colores, con que la mayoría de mujeres saharauis se envuelven el cuerpo vestido y se cubren la cabeza.
(2) “Mi canto” (2009) y “Mabruk” (2012) son sus anteriores trabajos de estudio, publicados por Reaktion, discográfica francesa especializada en músicas del Sáhara. A ellos que hay que añadir la banda sonora de la película “Wilaya” (Pedro Pérez Rosado, 2011) -en la que Aziza también actuó (http://www.wandafilms.com/site/sinopsis/wilaya consultada el 23/04/16 )- y el conmovedor “¡Dios mío!”, su participación y primer corte del mítico recopilatorio “A pesar de las heridas. Cantos de las mujeres saharauis” (Nube Negra, 1998): http://www.nubenegra.com/catalogo/index_ampli.php3?id=56 consultada el 23/04/16.
(3) Proclamada como tal el 27 de febrero de 1976 tras la retirada del último soldado español del Sáhara Occidental, integrante desde 1997 de la Organización para la Unidad Africana (OUA), reconvertida en 1999 en la Unión Africana (UA) . Su actual presidente es Mohamed Abdelaziz, a su vez Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Saguia el Hamra y Río del Oro (Frente POLISARIO), el movimiento de liberación nacional del pueblo saharaui fundado en 1973. Para más información sobre la descolonización del Sáhara Occidental, consultar el ensayo de Alejandro García, “Historia del Sáhara y su conflicto”, reseñado en la biliografía.
(4) A la huelga de hambre de algunos de los presos políticos saharauis encarcelados en prisiones marroquíes, hay que añadir el reciente recrudecimiento de las tensiones entre la monarquía alauí y la RASD, debido a la crisis diplomática entre ambos estados que ha supuesto la retirada de las tropas marroquíes de la Misión para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) de los territorios saharauis ocupados, llegándose incluso a elucubrar con la vuelta a las armas: http://www.elmuni.com/el-conflicto-saharaui-al-rojo-vivo-por-el-bloqueo-marroqui-al-referendum-de-autodeterminacion.html consultada el 17/04/16.
(5) http://www.naiz.eus/eu/actualidad/noticia/20160416/muere-un-activista-saharaui-en-huelga-de-hambre-desde-su-detencion consultada el 17/04/16.
(6) http://www.rae.es/sites/default/files/hassaniyya.pdf consultada el 11/04/16.
(7) Durante su conferencia “El papel del intelectual en la lucha saharaui” en el transcurso de las “X Jornadas de las Universidades Madrileñas sobre el Sáhara Occidental” celebradas los días 20, 21 y 22 de abril en el salón de actos del Rectorado de la Universidad Autónoma de Madrid: http://poemariosaharalibre.blogspot.com.es/2016/04/x-jornadas-de-las-universidades.html?m=1 consultada el 22/04/16.
(8) Contenido en la recopilación “Mil y un poemas saharauis (Libro I)” de la Colección “Tradiciones y Literatura saharaui. Volumen III”, publicado en la “Biblioteca de las grandes naciones. Libro 3º”, 2012: https://es.scribd.com/doc/112883085/Mil-y-Un-Poemas-Saharauis o http://myslide.es/documents/mil-y-un-poemas-saharauis.html consultadas el 23/04/16.
(9) Los territorios saharauis formaban parte de lo que primero se llamó África Occidental Española             -después Sáhara Occidental (García, 2010: 25)-, una de las regiones del Protectorado Español de Marruecos cuyo origen se remonta a la colonización de Ifni en el siglo XV y que se vería ampliada con las anexiones de Río del Oro y de Guinea Ecuatorial, el “trozo del pastel” que España recibió en el indiscriminado reparto de África perpetrado durante la Conferencia de Berlín (1884-1885). Los españoles ya pupulaban por las costas atlánticas del por entonces Río del Oro desde 1885, manteniendo sus puestos militares de Villa Cisneros (Dajla, capital de Río de Oro) al sur, y Villa Bens (Tarfaya, capital del Rif)  (García, 2010: 9) y Saguia el-Hamra al norte (Sellier, 2005: 93).
(10) Aunque, con razón (por la falta de responsabilidad y la nula acción de los gobiernos españoles en la situación de la RASD) no se enorgullezca de ello, Aziza tiene la nacionalidad española y vive con dignidad su doble exilio en Barcelona: http://elasombrario.com/aziza-brahim-es-vergonzoso-que-europa-rechace-asi-a-los-refugiados/
(11) Esta población se reparte en 6 provincias administrativas o wilayas y ACNUR estima que asciende a los 125.000 refugiados: http://www.aecid.es/Centro-Documentacion/Documentos/Acci%C3%B3n%20Humanitaria/POA%20Poblaci%C3%B3n%20Refugiada%20Saharaui%202014%20web.pdf consultada el 11/04/16.
(12) http://aziza-brahim.blogspot.com.es/2014/12/soutak-is-1-album-in-world-music-charts.html consultada el 21/04/16.
(13) El haul es mucho más que un estilo musical: es una cultura, la forma de vida autóctona del Azawad, territorio que ocupa una extensa zona del desierto del Sáhara y que comprende el Sáhara Occidental, Mauritania, el norte de Mali y el suroeste de Argelia (http://www.nubenegra.com/laMusicaHaul.html consultada el 21/04/16).
(14) http://www.diariofolk.com/noticia/la-saharaui-aziza-brahim-y-su-banda-abren-el-festival-blues-ritmos-de-badalona/ y http://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/31/actualidad/1459444680_372904.html  consultadas el 21/04/16.
(15) http://musicasdelmundo.com/?p=2889 consultada el 21/04/16.
(16) http://www.nubenegra.com/losInstrumentos.html consultada el 23/04/16. En este vídeo producido por la mítica discográfica madrileña de Manuel Domínguez, pueden apreciarse los usos de este tambor y deleitarse con la gracia con que es interpretado por las mujeres saharauis en todas sus formas: https://www.youtube.com/watch?v=e2BG1mt_Zfo consultada el 21/04/16.
(17) El término bidani se emplea para referirse a los habitantes de Trab al Bidan (el “País de los Blancos”)  -en contraposición con Bilad al Sudan (o “País de los Negros”)- extensión territorial entre el Atlántico y el norte de Mali, y el sur de Marruecos hasta el río Senegal: “Todos los que vivían ahí se llamaban a sí mismos bidani, se sentían unidos por la lengua, el hassanía, por la cultura pastoril y sobre todo por la dispersión y la interterritorialidad de las cabilas que lo formaban (…) El concepto “saharaui” sería una construcción española muy posterior que empezó a popularizarse a partir de la década de 1960” (García, 2010: 25).
(18) Mapa extraído de la entrada “Muro marroquí” de Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Muro_marroqu%C3%AD consultada el 23/04/16.
(19) La polémica sobre este asunto está servida por las distintas interpretaciones de las sucesivas resoluciones decretadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas. En resumidas cuentas, Marruecos ha incumplido todas ellas (recordemos la ignominiosa “Marcha Verde” del 6 de noviembre del 75) y España ha evadido sus responsabilidades históricas. Si esto le añadimos una larga guerra (1975-1991) de por medio -penosa para el ejército del POLISARIO y el pueblo saharaui- y controversias legales varias, el resultado es que el Sáhara Occidental es el único país africano pendiente de ser descolonizado: https://es.wikipedia.org/wiki/Estatus_pol%C3%ADtico_del_Sahara_Occidental consultada el 23/04/16.
 (20) Nombre del campamento construido en las afueras de Laayoune con el objetivo de negociar con el gobierno marroquí y “recordarle al mundo que seguimos siendo una colonia de Marruecos después de 35 años” -en palabras de uno de los organizadores del campamento, Sidi Ahmed Talmidi-, que terminó con la brutal represión del ejército alauita, 18 policías marroquíes y 38 manifestantes saharauis muertos y más de 100 heridos: http://gara.naiz.eus/paperezkoa/20120730/354737/es/La-Primavera-Arabe-comenzo-Sahara-Occidental consultada el 21/04/16. Talmidi considera este acontecimiento el detonante de las llamadas “Primaveras Árabes” que -en el caso del Sáhara- no llegó a florecer. Este documental muestra los acontecimientos de Gdeiz Izik: https://vimeo.com/37489779 consultada el 21/04/16).
(21) Según indicó el investigador y profesor Bahía Awah en el transcurso de su intervención en las “X Jornadas de las Universidades Madrileñas sobre el Sáhara Occidental” celebradas los días 20, 21 y 22 de abril en el salón de actos del Rectorado de la Universidad Autónoma de Madrid, los testimonios históricos del pueblo saharaui están documentados desde el siglo XII: el primer verso escrito en hassanía define ya las -por entonces- fronteras de la nación saharaui, argumento no recogido por España en los procesos en que ha participado sobre el asunto del Sáhara Occidental en el tribunal de la Corte Penal Internacional de La Haya. Próximamente estará disponible el libro del profesor Awah “Tiris. Rutas literarias”, Madrid: Última Línea, 2015. Para más información consultar el blog del proyecto “Poemario por un Sáhara Libre”: http://poemariosaharalibre.blogspot.com.es/ consultada el 24/04/16.
(22) Palabras pronunciadas por Juan Ignacio Robles Picón, antropólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, durante su conferencia sobre el proyecto de los poetas saharauis en el seno de las “X Jornadas de las Universidades Madrileñas sobre el Sáhara Occidental” celebradas los días 20, 21 y 22 de abril en el salón de actos del Rectorado de la Universidad Autónoma de Madrid (ver notas 6, 7 y 8).

BIBLIOGRAFÍA

García, Alejandro.“Historia del Sáhara y su conflicto”, Madrid: Los Libros de La Catarata, 2010.

Sellier, Jean. “Atlas de los pueblos de África”, Barcelona: Paidós, 2005.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Acerca de Eva Feito Casado

Historiadora del arte especializada en culturas africanas y Máster euro-africano en “Cultura y Desarrollo en África”. Entiendo las manifestaciones culturales como productos híbridos y vivos. Me interesan la literatura, la música y la danza contemporáneas, el cine, y cómo estos reflejan las migraciones, la diáspora y la mirada femenina del mundo. Intento contribuir a la visibilización de África reflejando la creatividad del continente desde una óptica positiva.
Esta entrada fue publicada en Músicas africanas, Músicas del mundo, Sáhara Occidental y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Viajando con Aziza Brahim a través de la hamada: 40 años de poesía y sueños sin fronteras por un Sáhara Libre

  1. Pingback: Un recorrido afromusical de 2016 | KULTURAFRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s